Vía a la costa Km 15.5, Guayaquil - Ecuador
(+5934) 204 6394
ecuador.sales@adm.com

Fitato de la soya en las dietas para camarón

Balanceados Nova S.A. Balnova

Por considerarse de interés en las dietas de camarón, este artículo es un extracto del contenido de la tesis desarrollada por Xuan Qiu titulada: “Evaluation of Enzymes Supplementation in Diets for Pacific White Shrimp (Litopenaeus vannamei)”, previa a la obtención del grado Master of Science, en Auburn University (August 01, 2015).

 

En la fabricación de alimento para camarón se utiliza entre un 24% a 27% de la producción mundial de harina de pescado (Tacon y Metían, 2008), convirtiéndose en uno de los principales consumidores de este insumo. Las fórmulas comerciales para camarón históricamente han contenido entre 25% y 50% de harina de pescado; siendo el principal y más caro ingrediente (Dersjant-Li, 2002; Tacon y Metían, 2008), preferido entre otras harinas proteicas, por ser una excelente fuente de nutrientes esenciales; tales como, aminoácidos y ácidos grasos esenciales, colesterol, vitaminas, minerales, atractantes y factores de crecimiento no identificados (Samocha et al., 2004, Swick et al. 1995). Debido a su alta demanda y a los precios cada vez en aumento, a causa de las limitaciones de disponibilidad, y las crecientes preocupaciones sociales y medioambientales relacionadas con la pesca de peces silvestres (Tacon y Metían, 2008); se debe dar énfasis en el uso de este ingrediente sólo cuando las necesidades nutricionales lo requieran (Davis y Sookying, 2009).

 

Para desarrollar la acuicultura sostenible y respetuosa del ambiente, varios ingredientes vegetales, con alto contenido de proteínas, son fuentes alternativas para el uso de harina de pescado (NRC, 2011. National Research Council, Nutrient Requirements of Fish and Shrimp, 2011); tales como, harinas de soja, canola y gluten de maíz, están disponibles en todo el mundo y tienen un costo menor, comparado con la harina de pescado. De estas fuentes, la harina de soja es la que más atención ha recibido como reemplazo de la harina de pescado, debido a su alta disponibilidad, bajo costo y equilibrado perfil de aminoácidos (Akiyama, 1989; Akiyama et al., 1991; Amaya et al, 2007; Hardy, 1999; Samocha et al, 2004; Swick et al, 1995; Tacon, 2000).

 

La presencia de factores anti-nutricionales (ANF, anti-nutritional factors), como fitatos y polisacáridos no amiláceos (NSP, non-starch polysaccharides), limita los niveles de inclusión de harina de soja en algunos alimentos para acuicultura. Aproximadamente 2/3 del total de fósforo (P) en los ingredientes de origen vegetal está en la forma de fitato y consecuentemente tiene una baja disponibilidad para los animales acuáticos monogástricos, incluyendo camarones, porque carecen de la fitasa intestinal para una eficiente hidrólisis de fitato durante la digestión (Jackson et al., 1996; NRC, 2011).

 

El fósforo (P) participa en la conformación de los ácidos nucleicos, las membranas celulares y está implicado directamente en todas las reacciones celulares productoras de energía (NRC, 2011). La deficiencia dietética del fósforo deteriora el metabolismo intermedio, resultando en una reducción del crecimiento y conversión alimenticia. Varias malformaciones esqueléticas asociadas con la pobre mineralización de los tejidos duros también se producen a causa de la baja ingesta de fósforo. Este mineral generalmente está en pequeñas cantidades en las aguas naturales (Boyd, 1979); por lo tanto, es poco probable que los camarones lo absorban a partir de esta fuente, haciendo que la suplementación dietética de este mineral sea necesaria.

 

El fitato se puede unir con la proteína para formar complejos insolubles, lo que disminuye la digestibilidad de la proteína y su utilización (Liu et al., 1998). Además, los estudios in vitro han demostrado que el complejo fitato-proteína fue pobremente digerido por las enzimas proteolíticas (Ravindran et al., 1995). Incluso enzimas, como la pepsina, amilopsina y amilasa, pueden ser inhibidas por el fitato (Cao et al., 2007), que también quela otros minerales como el calcio, el magnesio, zinc, hierro y cobre, formando complejos insolubles y reduciendo la absorción y biodisponibilidad de estos minerales (Papatryphon et al., 1999).

Como conclusión se puede decir que, aunque la pasta de soya presenta el mejor patrón de aminoácidos de las fuentes de proteína de origen vegetal, posee factores anti- nutricionales (ANF) que limitan su digestión en el camarón (Fig. 1). Se deberá atender los porcentajes de inclusión de la soya y las formas de contrarrestar los ANFs en la formulación de las dietas (Fig. 2).

 

estructura-del-fitato

Fig. 1 Estructura del fitato. Las valencias son los puntos donde se enlazan minerales como el calcio, el magnesio, el zinc.

 

Fig. 2 La estructura muestra un fitato quelado por minerales, restando biodisponibilidad de estos minerales para el camaron.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.