Vía a la costa Km 15.5, Guayaquil - Ecuador
(+5934) 204 6394
ecuador.sales@adm.com

El mucus del chame Dormitator latifrons es fuente de cepas probióticas para acuicultura

Balanceados Nova S.A. Balnova

Los científicos sostienen que entender la microbiota intestinal de los peces permitirá el desarrollo de probióticos y prebióticos como nuevos aditivos para mejorar la salud de los peces.También mencionan que las cepas probióticas con mejor perfomance para el control de bacterias patógenas en estos organismos debían provenir del mismo animal que las requiere, o de organismos que cohabitan con él, o que pertenezcan al mismo ambiente¹.Seguramente estas cepas bien pueden funcionar en el cultivo de camarón y de hecho que ya varias especies son utilizadas con resultados positivos.

 

Observando los diferentes elementos que participan en la naturaleza, como los biológicos, químicos, físicos y ambientales, y refiriéndonos a un organismo en particular y su hábitat donde se desenvuelve, los conceptos arriba mencionados tienen gran aplicación. En la naturaleza todo está en equilibrio y los distintos aspectos de su dinámica contribuyen a que ella se manifieste perfecta. Los historiadores sostienen que los primeros cultivos de peces en confinamiento se realizaron en la antigua China, mucho antes de la llegada de Marco Polo. Una característica de esta cultura ha sido la paciente observación de la naturaleza y su forma de interactuar con un organismo en particular para después replicarla, como sucedió con los peces de agua dulce mújol (Mugil cephalus) y la carpa oriental (Cyprinus carpio).La observación de cómo la caña de bambú resistía los fuertes vientos, sin romperse, los condujo a utilizarla en construcciones de puentes y andamios hasta hoy.

 

El primer tratado sobre el cultivo de la carpa en la antigua China data del año 475 A. C. atribuido a Fan-Li². Las carpas se cultivaban en estanques artesanales, en las granjas de seda y se alimentaban con heces y ninfas del gusano.

 

Como sucedió en la antigua China, actualmente la observación de la naturaleza no ha cambiado; se lo sigue haciendo, con la salvedad de que hoy las herramientas de interpretación, para entender su funcionamiento, son más precisas, tanto que han permitido llegar a las estructuras moleculares de la célula, algo que antes no se podía hacer.

 

¿De qué observación se parte para escribir el presente artículo? El Dormitator latifrons(chame o chalaco) es considerado un pez antiguo y poco evolucionado, habitante de aguas dulces y salobres, y capaz de resistir la hostilidad de las aguas estancadas, de tolerar bajas concentraciones de oxígeno disuelto y de adaptarse a rangos de mayor salinidad. Puede nadar en la columna de agua, pero aparentemente prefiere el fondo fangoso del lecho y desarrollarse bien. Antes, cuando las camaroneras sembraban sus piscinas con larvas silvestres y no había mucho cuidado en el ingreso de peces, no era difícil ver el chame creciendo junto al camarón; sin embargo, no se estudió a fondo sobre el posible beneficio que la simbiosis chame – camarón pudo tener.

 

Al parecer, ambas especies no se depredan entre ellas. El chame, que ocupa las capas inferiores de la columna de agua del estanque, “durmiendo” incluso en el fondo, es considerado de habito omnívoro y detritívoro3.5, haciendo suponer que posee un sistema inmune particular y eficiente, al estar expuesto a poblaciones de bacterias de distinta especie, inclusive vibrios. Es de suponer que sus defensas se apoyan con la participación de especies probióticas colonizadoras de su intestino, una colonización que, al parecer, se da desde las fases tempranas de su desarrollo.

 

El Dr. Marcelo Muñoz PhD, profesor e investigador de la carrera de acuicultura de la ESPOL, alguna vez me refirió de la investigación que realizaba la ESPOL, conjuntamente con McGill University y University of Glasgow, cuyo objetivo era estudiar la composición molecular del mucus del Dormitator latifrons; más precisamente, identificar las moléculas involucradas en la defensa inmunológica de este pez. Las referencias en cuanto a los resultados de este trabajo aparecen en el Journal of Pure and Applied Microbiology (febrero 2012), donde se menciona la actividad antimicrobiana que posee el mucus del chame – proveniente de las células mucósicas glandulares de su piel – sobre diferentes bacterias Gram (+) y Gram (-) y se determinó la existencia de un fuerte efecto inhibitorio del mucus sobre cepas de Vibrio vulnificusy Vibrio harveyi4.De aquí que este pez debía estar en la lista de especies que proveen cepas de bacterias probióticas, probablemente con buena perfomance para la salud del camarón y la tilapia en los criaderos.

 

A la fecha se han realizado estudios de la microbiota gastrointestinal en varias especies de peces de interés comercial, como la trucha arco iris (Oncorhynchus mykiss), la carpa común (Cyprinus carpio), el bacalao del Atlántico (Gadus morhua), salmón del Atlántico (Salmo salar), salvelino del Árctico (Salvelinus alpinus), la carpa herbívora (Ctenopharyngodon idellus), pez cebra (Danio rerio). Los estudios demostraron que el intestino de estos peces hospeda entre 107 y 1.011 bacterias / gramo de contenido intestinal, entre Gram (+) y Gram (-), y que las especies colonizadoras pertenecen a los géneros Escherichia, Salmonella, Vibrio, Fusobacterium, Endobacteria, Mycobacterium(Actinobacteria) y Bacillus. También se menciona que las especies dominantes en los peces marinos son anaerobios facultativos, como Vibrio,Pseudomonas, Acinetobacter, Corynebacterium,Alteromonas, Flavobacteriumy Micrococcus

 

El D. latifrons y el C. carpio, dos fuentes de probióticos y prebióticos para la acuacultura del presente y futuro. Por los hábitats dulce y salobre donde el chame puede desarrollarse, parecería que esta especie posea un mayor espectro de especies probióticas, sea que provengan del mucus o del intestino. Las ilustraciones son tomadas de internet.

 

Probablemente el poder inmunológico del chame estaría estimulado, en mayor o en menor intensidad, dependiendo del grado de hostilidad del entorno donde se esté desarrollando; y, aunque el objetivo de este artículo no estuvo dirigido a describir los mecanismos de inmunidad de esta especie de pez, se espera que sirva para exhortar sobre la posibilidad que tienen los expertos de aislar las cepas probióticas más idóneas, para usarse en la acuicultura del presente y del futuro.

 

Referencias:

  1. Article title: Avances en la Investigación de la Microbiota Gastrointestinal de los Peces
    Website title: Aquahoy.com
  1. Article title: Cultura. Historia de la Antigua China: El pez muestra gratitud
    Por: Anonimo.    15/04/2018
    Website: www.lagranepoca.com
  1. Article title: Avances sobre la ecologia microbiana del tracto digestive de la tilapia y sus potenciales implicaciones
    Por: Laura Escobar-Briones, Miguel A. Olvera-Novoa, Cesar Puerto-Castillo
    Website: www.uanl.mx
  1. Article title: Presence of Antimicrobial Activity in the Mucus of Chame Fish (Dormitator latifrons)
    Article (PDF Available) in Journal of Pure and Applied Microbiology Volume 6(4):1615-1622 · February 2012
    URL: www.researchgate.net [accessed Jun 28 2018].
  1. Article title: Ecología trofodinámica del Dormitator latifrons(Richardson) en nueve lagunas costeras del pacifico de México. (Pisces: Eleotridae)
    Por: Alejandro Yáñez-Arancibia, Gilberto Díaz-González
    URL: biblioweb.tic.unam.mx

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.