Vía a la costa Km 15.5, Guayaquil - Ecuador
(+5934) 204 6394
ecuador.sales@adm.com

El ecosistema y la proporción C:N en el cultivo de camarón

Balanceados Nova S.A. Balnova

En sus inicios el cultivo de camarón en Ecuador se dio de forma extensiva, empleando densidades bajas de siembra y apoyándose en las bondades de la naturaleza. En ese tiempo no se analizaba mayormente la dinámica de los elementos químicos y biológicos del agua y del suelo. Con el tiempo el conocimiento mejoró y los procedimientos fueron modificándose, hasta llegar a las densidades intensivas de hoy. Se pensó que con los nuevos sistemas se tendrían enfermedades más persistentes, pero las investigaciones ayudaron a una mejor interpretación de los elementos que favorecían la estabilidad del agua y del suelo de las piscinas, y surgiendo nuevos criterios para enfrentar las enfermedades. El cultivo de camarón es un proceso muy ligado con la naturaleza; y, aunque esta actividad ha llegado a proporciones industriales, es necesario recordar los conceptos ecológicos fundamentales inherentes a ella, en la medida que ésto nos puede ayudar a entender y contribuir con la solución de algunos de los problemas bacteriológicos que enfrenta. Fig. 1.

 

Fig. 1 En la naturaleza el L. vannamei se reproduce en el mar y las larvas migran a zonas costeras y manglares, donde crecen hasta la etapa juvenil. Ilustración tomada de internet.

 

El último párrafo del artículo Ecosystem perspectives on management of disease in shrimp pond farming (1) menciona que, el cultivo de camarón en gran medida, depende de las bondades ecológicas proporcionadas por la naturaleza, y se discute la capacidad de carga de una piscinas desde la perspectiva del ecosistema, sin descartar la intensidad del cultivo, la densidad de siembra y la sostenibilidad. En 1999 Yoram Avnimelech publicó el artículo Carbón : Nitrogen ratio as a control element in aquaculture systems (2), en el que describe la importancia de entender la relación de ambos elementos en una piscina de camarón y el comportamiento de las bacterias en función del carbono y del nitrógeno. En la naturaleza están los valores ambientales que se toman como indicadores de condiciones estables, para el crecimiento normal del camarón en cautiverio.

 

A continuación se describen las proporciones de C : N en la piscina de camarón y sus efectos (3):

 

< 10 : 1 Se estimula la producción de microorganismos procarióticos y facultativos. Autótrofos. Ej. V. harveyi, V. parahaemolyticus, cianobacterias, clorofitas.

 

10 – 16 : 1 Se estimula la producción de micoorganismos eucariotas. Autótrofos y heterótrofos. Producción de microorganismos procarióticos y facultativos. Ej. V. alginolyticus, bacillus, levaduras, rotíferos, diatomeas, clorofitas.

 

> 16 : 1 Se estimula la producción heterotrófica (100%). Hay predominio de microorganismos procariotas glucolíticos estrictos. Pertenecen a este grupo los protozoos, hongos y levaduras, y la mayoría de las bacterias.

 

El entendimiento que se tiene de la dinámica bacteriológica, dentro de estos ecosistemas, quizás sea uno de los mayores logros en los últimos años, permitiendo un mejor equilibrio en las poblaciones bacterianas dentro de las piscinas. La interpretación de la relación C : N juega un rol preponderante en el manejo de las cargas orgánicas dentro de las piscinas, y la utilización correcta de estos valores ha sido la clave para lograr producciones exitosas, sucesivas y rentables, incluso dentro de los sistemas intensivo y biofloc. Estos conocimientos están a disposición de técnicos y productores, y solo se necesita usarlos debidamente. La experiencia que se tenga para estas aplicaciones es necesaria. Fig. 2.

Fig. 2 El sistema biofloc utiliza el co-cultivo de bacterias heterotróficas y algas cultivadas en flóculos bajo condiciones controladas. Ilustración tomada de internet.

 

En la camaronicultura es necesario controlar bacterias patógenas del tipo vibrio y que las no patógenas sean las dominantes durante el ciclo. Muchos técnicos utilizan la melaza como fuente económica de azucares para estimular el crecimiento de bacterias heterotróficas y desplazar los vibrios. A más de contener calcio, magnesio y hierro, la melaza es rica en carbohidratos. Su uso favorece el incremento de la relación C:N para el desarrollo de estas bacterias. Se aplica en la preparación de la piscina y durante el ciclo, junto a nutrientes como el nitrógeno y el fósforo, para generar una condición saludable en la piscina. Burfod et al. (2003). Las dosis de aplicación de melaza varian, dependiendo de la relación C:N que se tenga, sin embargo puede ayudar una dosis inicial de 5-7 galones/Ha./semana (4).

 

(1). Elsevier. Volume 191. Issues 1–3. Pages 145–161. 20 November 2000.
(2). Faculty of Agricultural Engineering, Technion, Israel Institute of Technology, Haifa 32000, Israel. 1999.
(3). Ebeling et al, 2006. Aquaculture América, Las vegas, N V.
(4). Boletín Nicovita. Camarón de mar. Vol. 3. Marzo, 1998.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.