Vía a la costa Km 15.5, Guayaquil - Ecuador
(+5934) 204 6394
ecuador.sales@adm.com

¿Qué tan conveniente es usar el alicín en acuicultura?

Balanceados Nova S.A. Balnova

En la industria camaronera de Ecuador los técnicos y científicos dedicados a esta actividad siempre han buscado formas de evitar, o al menos reducir, las distintas enfermedades del camarón. En nuestro país, y en los lugares donde se cultiva este crustáceo se realizan investigaciones tendientes a encontrar procedimientos para evitarlas y curarlas, incluso se estudió el genoma delL. vannameia fin de encontrar una línea más resistente.

 

En la década de los ochenta, en la ciudad de Manta, conocí a Cesar Villamar, considerado pionero en el uso de ajo y limón para controlar bacterias en larvicultura de camarón¹. Él ya había probado en repetidas ocasiones el beneficio de estos productos para bajar la incidencia de enfermedades en las larvas. Me invitó a su laboratorio para una demostración del procedimiento, el cual fue sencillo y ciertamente que pude notar las condiciones sanas del sistema. La coloración del agua de cría en los tanques, dada por la productividad primaria, se veía muy bien, típica de una población sana de diatomeas. Las post larvas vistas en el beaker presentaban una coloración y nado propios de animales sanos. Se podría decir que bajo esas condiciones el ajo y el limón funcionaban bien, pero existía la necesidad de fundamentar con rigor científico este procedimiento, para encontrar las debidas concentraciones que cada ingrediente debía llevar, partiendo de los principios activos de cada producto y del grado de sinergia posible. Finalmente faltaría definir el alcance de ambos productos como promotores de desarrollo de las bacterias benéficas presentes, tanto en el entorno como en los camarones. Posteriormente el uso del ajo y limón se extendió a las piscinas camaroneras, una metodología que no me pareció aplicable al no conocerse con profundidad los beneficios de esta práctica bajo esas condiciones de agua y suelo.

 

Ankri & Mirelman (1999), informaron del poder antiviral, antibacteriano, antifúngico y antiparasítico del alicín².

 

 

El contenido de ácido cítrico, flavonoides y limoneno dan al limón verde un fuerte poder antiviral y antibacteriano, que ayudan a combatir enfermedades4.

 

Los primeros reportes sobre el alicín(o di-alil-tio-sulfonato) provinieron de Cavallito & Bailey (1944), mencionando que este compuesto es el principio activo biológicamente responsable del amplio espectro de la actividad antibacteriana del ajo (Allium sativum). El alicín no es una sustancia que se encuentra en el ajo fresco y su estructura y actividad química son muy complejas. La aliina (o S-alil-cisteína-sulfóxido) es un componente presente en el ajo y por acción catalítica de la enzima alinasa se transforma en alicín (o alicina). Esta estructura representa el mecanismo de defensa contra los patógenos microbianos del suelo. Cuando los hongos u otros patógenos del suelo atacan los bulbos del ajo, la membrana de esos compartimentos se destruye y en 10 segundos toda la aliina se convierte en alicín, por acción de la alinasa. El alicín producido tiene una vida media muy corta; los sistemas de defensa del bulbo solo se activan en compartimentos muy pequeños y por corto tiempo, mientras que el resto de la alinasa y la aliina permanecen preservados en sus compartimentos respectivos y disponibles para su posterior uso. Una gran cantidad de alicín generada puede ser dañina para los tejidos y las enzimas de la planta de ajo. Su producción es de corta duración y se limita al área donde se produce el ataque microbiano, minimizando el daño a la misma planta³.

 

La aliina es precursora del alicín. La aliina de los bulbos (dientes de ajo) se contacta con la alinasa, que se encuentra en la cubierta y forma el alicín, un compuesto de vida media, que va de horas hasta días y es sensible al calor5.
Los componentes del ajo son susceptibles de deteriorarse al poco tiempo de ser molido y expuestos al aire.

 

La forma de producirse la pasta y la corta duración que tiene el alicín vuelven difícil los resultados de usar el ajo en las camaroneras, salvo que reciba algún preservante en su preparación.

Para el caso del laboratorio de larvas, que fue donde se lo empleó inicialmente, las condiciones ambientales y la forma de preparación y aplicación en estos sistemas son diferentes a los de una camaronera. En un laboratorio el ajo y el limón se licuan y se usan al momento, son productos frescos, que se preparan en menores cantidades, debido a los volúmenes de agua que se usan; pero, esto es algo que en una camaronera no resulta sencillo de hacer. La pasta de ajo empezó a comercializarse en canecas, pero con preguntas acerca de la real funcionalidad del producto bajo esa presentación, partiendo de su elaboración, almacenamiento, dosificación y método de aplicación. Por otra parte, la combinación de la pasta de ajo con el extracto de limón plantearía interrogantes en cuanto al nivel de sinergia que alcanzan ambos productos.

 

El zumo de limón posee varios principios activos antibacterianos, como el ácido cítrico (50g/litro de zumo), el ácido málico y el ácido fórmico6. Se sabe que en acuacultura estos ácidos orgánicos cumplen esa acción, pero en elevadas concentraciones. Junto con el ajo molido estos ácidos se combinan con el alicín; pero, determinar químicamente sus vías de sinergia probablemente no resultaría fácil, máxime si todos estos compuestos se disuelven en el agua de las piscinas que contienen un sin número de sustancias disueltas y pueden desvirtuar el propósito de su aplicación. Por mencionar un factor, los ácidos orgánicos tienen acción quelante sobre los metales sueltos en el agua, razón por lo que se requieren de altas concentraciones para prevenir patologías causadas por vibrios.

 

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.